Centros de respuesta

De Humanipedia
Saltar a: navegación, buscar

Síntesis conceptual que se refiere a un mecanismo del psiquismo que da respuesta al mundo de la sensación. La respuesta es la manifestación hacia el medio externo y/o interno de la actividad del centro. Podemos diferenciar centros de respuesta por su actividad o función con que cumplen.

  • Centro intelectual: regula la elaboración de respuestas pensadas, la relación entre estímulos distintos, la relación de datos y el aprendizaje. Da órdenes a los otros centros, salvo a las partes involuntarias de ellos y al centro vegetativo. Funciona en base a los mecanismos de abstracción, clasificación, asociación, etc. Trabaja por selección o confusión de imágenes, en una gama que va desde las ideas a las distintas formas de imaginación dirigida o divagatoria, pudiendo elaborar respuestas que, a su vez, se expresa como imágenes simbólicas, sígnicas y alegóricas. Cuando las respuestas incorrectas del centro intelectual desbordan su ámbito producen confusión en el resto de la estructura y, por tanto, en el comportamiento.
  • Centro emotivo: regula los sentimientos y emociones como respuestas a fenómenos internos y externos. Su acción modifica la acción de los otros centros, aún en sus partes involuntarias, así como la acción del centro vegetativo. Es regulador y sintetizador de respuestas primariamente situacionales mediante un trabajo de adhesión o rechazo. De ese trabajo se registra la aptitud del psiquismo para experimentar, como producidas por él mismo, la sensación de acercarse a lo placentero, o de alejarse de lo doloroso sin que por esto el cuerpo actúe en determinadas situaciones, produciéndose especies de desplazamientos psíquicos. Cuando el centro emotivo da respuestas desbordantes, se producen alteraciones en la sincronización de los otros centros por bloqueos parciales , afectando a la conducta (V. Comportamiento, errores del).
  • Centro motriz: permite el movimiento del cuerpo en el espacio, regula los hábitos del movimiento. Trabaja con tensiones y relajaciones. En sus respuestas trabaja con sobrecargas al igual que los demás centros.
  • Centro sexual: regula las actividades sexuales frente a estímulos externos e internos y da señales también a los otros centros, las que son de carácter involuntario. Tiene una mínima parte de carácter voluntario. Es el colector y distribuidor energético principal. Opera por concentración y difusión alternadas, con aptitud para movilizar la energía en forma localizada o difundida. Es la especialización más inmediata del centro vegetativo. La tensión y la distribución energética desde el centro sexual al resto de los centros da fuertes registros cenestésicos. La disminución de la tensión se produce por descarga: a) propias del centro sexual, b) a través de los demás centros y c) por transmisión de señales a conciencia que las convierte en imágenes. Puede colectar tensiones del cuerpo y de los otros centros y esas señales cenestésicas pueden movilizar al centro sexual en su sistema de repuestas.
  • Centro vegetativo: regula la actividad interna del cuerpo dando respuestas equilibradoras a los desequilibrios producidos y enviando señales a los otros centros para que se movilicen a satisfacer sus necesidades evitando ese dolor que se registra, o para continuar ese placer que se experimenta. Desde otro punto de vista, decimos que es la base del psiquismo en el que se activan los instintos de conservación individual y de la especie, los que , excitados por señales correspondientes de dolor y placer, se movilizan en defensa y expansión de la estructura total. De esos instintos no hay registros, sino por determinadas señales de que se compromete una parte o la totalidad de la estructura (no son aparatos sino actividades, a las que llamamos instintos). El centro vegetativo se moviliza por imágenes de registro cenestésico que vienen promovidas por el estado de sueño o fatiga, la sensación de hambre, reflejo de sexo, etc. El registro cenestésico aumenta en casos de enfermedades o de falta de sentidos externos. Efectúa las respuestas adecuadas para que se suelten determinados niveles de energía, compensando así las señales que se han detectado por vía cenestésica, actuando sobre la propia maquinaria poniendo en marcha puntos del intra-cuerpo. Este centro vegetativo elude casi totalmente a los mecanismos de conciencia, pero su trabajo es captado por sentidos internos cuya señal, al llegar a conciencia, es transformada en imagen que puede movilizar a las partes involuntarias de los otros centros.

Estos centros:

a) no están separados en modo alguno y trabajan en estructura y dinámicamente, registrándose concomitancias entre ellos, circulando algún tipo de energía que provisionalmente llamamos energía nerviosa y
b) trabajan con registros propios, por vía de sentidos internos y por la conexión entre centros y conciencia.



  • Referencias:

Centros, partes y sub-partes de los; Centros, ciclos y ritmos de los; Centros, disfunciones de los; Centros, energía de los; Centros, partes y sub-partes de los; Centros, registro de la actividad de los; Centros, velocidades de los; Biorritmos; Biotipo; Centros; Comportamiento; Unidad interna;


  • Bibliografía relacionada:

Autoliberación;

Trabajo de los centros. Tipos humanos. Centro vegetativo