Estado

De Humanipedia
Saltar a: navegación, buscar

(del lat. status, der. de stare, estar de pie; cfr. gr. h’stemi). Instrumento básico del poder político. Sus características principales son: 1. Monopolio de la violencia, que se delega en distintas organizaciones armadas; 2. Exacción impositiva; 3. burocracia, es decir, conjunto de funcionarios de los órganos del e.; 4. Territorialidad, en la que el e. ejerce su poder; 5. Capacidad de intervención en nombre de la totalidad de los ciudadanos a los que se consideran súbditos. Frecuentemente, se ha confundido al e. con el pueblo o la sociedad civil. En general, todos los estatismos tienden a no establecer tal distinción.

Al e. se lo puede ver como la institución fundamental del sistema político y de la organización política, que realiza la estructura de la sociedad. Es una formación social compleja. Elementos estructurales fundamentales del e. son: instituciones legislativas, órganos ejecutivos, sistema judicial, instancias de control, fuerzas armadas. Cada estado moderno tiene su constitución y símbolos de identidad. Es aparato de la gestión social. Por otro lado, es una asociación que se sitúa en un territorio determinado y abarca a todos los miembros de una sociedad dada. El rasgo característico del e. es su soberanía, o sea, el monopolio para representar a toda la sociedad. El e. nacional tiende a extinguirse en el proceso de integración regional e internacional, cediendo sus funciones a organismos supranacionales.

Con el desarrollo de la sociedad y perfeccionamiento de su estructura, la esfera del e. va cediendo espacio a la sociedad civil que asume paulatinamente varias de sus funciones.

Los tipos de estados y sus relaciones con la sociedad civil y otros estados dependen del tipo de civilización a la que pertenecen. Los estados se diferencian por las formas de gobierno (monarquía, república, tiranía, etc.), la estructuración de las instituciones del poder político (estado unitario, federal, confederal) y el régimen político (presidencial, parlamentario, autoritario, totalitario, etc.). El e. tiene funciones externas e internas. La sociedad civil asume varias de las funciones internas del e. y luego comienza a cumplir funciones externas compartiéndolas con él.

El e., como toda institución, no es una estructura natural sino histórica que varía de acuerdo con el momento y etapa del desarrollo de la sociedad. En el momento actual, el e. nacional va perdiendo su soberanía a favor del paraestado supranacional dependiente del poder financiero internacional.

Los humanistas condenan la violencia por parte del e. y adoptan una posición históricamente precisa con respecto a la política del e. concreto. La actitud política de los humanistas frente al e. depende de la esencia social de la política y de los métodos de su realización.