Internacionalismo

De Humanipedia
Saltar a: navegación, buscar

(de internacional, comp. de inter y nacional, cfr.: lat. inter, entre y natio, -onis, población). El i. y las doctrinas internacionalistas admiten diferencias importantes entre sí, tratándose a veces de posiciones en lucha irreconciliable, tal es el caso de la concepción del imperialismo internacionalista (globalización) y de la concepción del Nuevo Humanismo internacionalista (mundialización).

Desde la antigüedad, los imperios han sacrificado las realidades locales y regionales en aras del i. En Occidente, El Sacro Imperio Romano Germánico, oponía a los restos del feudalismo una concepción más amplia, que puede señalarse como de signo "internacionalista". Posteriormente, y sobre todo a partir de las revoluciones americana y francesa, tomó cuerpo la idea del estado nacional basado en un territorio definido, una lengua y una cierta homogeneidad cultural, avasallando a su vez a las realidades de sus regiones internas y sus localidades. Más adelante, numerosas corrientes socialistas fundamentaron su i. en la cooperación del proletariado, independientemente de su pertenencia nacional.

El Nuevo Humanismo es internacionalista a condición de que se respete la diversidad de culturas y regiones. Apoya su I., precisamente, en la "convergencia de la diversidad, hacia una nación humana universal". El Nuevo Humanismo propicia la creación de federaciones regionales, y de una confederación mundial basada en un sistema de democracia real.

El i. es una postura opuesta a la del nacionalismo. Destaca una realidad determinante mayor que la del estado nacional, realidad en la cual las sociedades terminan experimentando y comprendiendo la existencia de un sistema global opresivo que debe ser modificado. A medida que el i. imperialista avanza y demuele al estado nacional va creciendo la desigualdad, la discriminación y la explotación, pero también en la concentración de poder imperialista se verifica el crecimiento de desorden que llevará al caos general. Los internacionalistas, en esta emergencia, identifican sus intereses con los de toda la humanidad que sufre los efectos de un mismo sistema globalizado.