Personalismo

De Humanipedia
Saltar a: navegación, buscar

(der. de personal, del tardío lat. personalis, der. de persona, originariamente la máscara del actor, diferente según los caracteres a representar). Es una teoría filosófica que comprende al ser humano y su libertad como el valor espiritual superior. La noción del p. como tal es mucho más amplia que algunas de las manifestaciones particulares, o que el modo de comportamiento de una persona. En realidad, el aspecto personalista es parte integrante de todas las ciencias sociales, religiosas, psicológicas, así como de las concepciones ideológicas o políticas y domina también en la cultura y en el arte.

La clave de la filosofía del p. la constituyen los problemas siguientes: el de convertir el individuo en una personalidad; el del individuo y el del colectivo; el individuo, la sociedad, la libertad humana y su responsabilidad ante otros seres humanos. En la corriente religiosa del p. se le presta la mayor atención al problema del individuo y Dios, lo que encontró su reflejo en las variantes del existencialismo religioso.

El individuo, según muchos personalistas, es una categoría biológico-natural, mientras que la personalidad es una categoría histórica y social. Un individuo es parte integrante de la sociedad, de un grupo, clase, clan, nación. Una personalidad constituye lo entero; no es una categoría orgánica. La personalidad comprende la presencia de ciertas cualidades intelectuales y espirituales, su combinación estable, así como una estructura de orientaciones firmes, superindividualistas y valederas. La potencia y el carácter de esas cualidades es lo que diferencia a una persona de otra. Todo ser humano es individuo, pero no todo individuo resulta una personalidad. Mucha gente vive mecánicamente, adaptándose pasivamente al ambiente o contraponiéndose a la sociedad.

Según el p., el ser humano es libre y se halla por encima del estado, la nación y la familia. Pero la vida espiritual y moral de una persona está entrelazada con la vida social, por eso la personalidad corre el peligro de encontrarse alienada por la sociedad y sus requerimientos (Alienación).

El perder el ser humano su independencia, el someterse a la voluntad e intereses ajenos: Partido, Iglesia o estado, es lo que preocupa más que nada a los personalistas. Un ser despersonalizado es el mayor pecado de toda una sociedad o de toda organización humana, por lo cual el objetivo del p. consiste en defender la autosuficiencia e independencia de la personalidad, su plena libertad a vivir su propia suerte. Pero también, y en el día de hoy, existe una supuesta "libertad de conciencia" cuando en realidad se obedece a las valoraciones manipuladas como si fueran opiniones propias. El p. cultiva ideales próximos a los del Nuevo Humanismo, aunque se diferencia de éste por menoscabar el significado del colectivismo solidario, y por dejarse arrastrar por el individualismo, aislándose del procedimiento activo y prefiriendo digresiones puramente filosóficas y abstractas.

El N.H. supera el p., contribuyendo a que se autodesarrollen las personas en el proceso de crear su propia vida en unión y concordancia con otras hasta llegar a producir una sociedad libre y solidaria en la que sea posible realizar el ideal del p.