Renta Básica Universal e Incondicional

From Humanipedia
Revision as of 21:41, 16 April 2019 by AnguelosB (talk | contribs)
(diff) ← Older revision | Latest revision (diff) | Newer revision → (diff)
Jump to navigation Jump to search

Explicación

La renta básica universal e incondicional (RBUI) es una herramienta que satisface el derecho humano fundamental a la subsistencia material garantizada, derecho recogido en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual fue proclamada por la Asamblea General de la ONU el 10 de diciembre de 1948.

La RBUI es una asignación económica otorgada por el estado a cada residente legal de un territorio. Debe cumplir con cuatro características:

-Incondicional: Sin condiciones. Sin tener que demostrar una circunstancia especial para recibirla. Una de las múltiples ventajas que tendría el establecimiento de esta asignación es que no habría que acudir a una oficina para abrir un expediente en el que una persona tuviera que demostrar unas circunstancias especiales de probreza, incapacidad, desempleo, etc, para recibirla. Se recibe sin condiciones. Por el mero hecho de existir.

-Individual. A cada individuo, no a las familias ni a las unidades de convivencia. De este modo, si, por ejemplo, un hijo se quiere independizar de su familia, podría irse llevando ese mínimo ingreso consigo. Y un grupo de individuos podría acceder a mejores condiciones de vida compartiendo gastos comunes. Una familia con varios miembros tendrá lo necesario para el conjunto de los miembros. Actualmente las asignaciones monetarias a las familias son manifiestamente insuficientes.

-Suficiente. La cantidad de esta Renta Basica Universal se equipara al umbral de la pobreza, que es un índice que fija EUROSTAT, (oficina europea de estadística). Para determinar la línea de pobreza se calcula el costo total de todos los recursos esenciales que un ser humano adulto promedio consume en un año. Este método se dice basado en las necesidades, porque se evalúa a través del gasto mínimo necesario para mantener una vida tolerable.

-Universal. A todos, sin distinción de edad, procedencia, raza, ingresos o cualquier otra circunstancia. Queremos que la Renta Básica sea un derecho, y para que lo sea, ha de ser Universal. No puede existir un derecho restrictivo, si es restrictivo no es un derecho humano.

La RBUI permite más libertad a los individuos, porque no se puede ser libre sin tener las necesidades materiales cubiertas, ya que se depende de otros. Así mismo, otorga más poder de negociación a los trabajadores, puesto que al disponer de una base económica garantizada, pueden rechazar empleos precarios o condiciones laborales abusivas. Además, la RBUI hace efectiva la justicia social, ya que, por un lado, redistribuye la riqueza, desde los más ricos a los más pobres, y por otro lado, se constituye en una especie de dividendo que reparte las riquezas generadas por el progreso, el cual -no hay que olvidarse- es una construcción colectiva, de las generaciones anteriores y de todos los miembros de la sociedad actual.

La financiación de la RBUI es uno de sus aspectos más polémicos, porque los economistas a sueldo del sistema de poder reinante repiten como un mantra que es inviable por el déficit en las cuentas de los estados que provocaría o que traería mucha inflación. Sin embargo, estudios muy cuidadosos, como los de los profesores españoles Daniel Raventós, Lluís Torrens, Jordi Arcarons y Antoni Domènech (http://www.redrentabasica.org/rb/rrbantigua_1184/) muestran claramente que que la RBU es económicamente viable y técnicamente fácil de implementar desde hoy mismo. Ellos plantean la financiación a través de una reforma del impuesto sobre la renta de las personas físicas. La simulación que realizaron en 2014, con datos reales, no supone gastos extras para la hacienda pública, ni modificaciones de otras rentas (las inferiores a la RBUI quedarían incluidas dentro de ésta). La reforma implica un porcentaje único de retención del impuesto sobre la renta, igual para todos, y una Renta Básica Universal para todos. Lo que supone un beneficio para la inmensa mayoría, pues el 70% de la población recibiría más dinero de lo que pagara, mientras que el 30% restante (los más ricos) serían los que pagaran realmente la RBUI. Al mismo tiempo, habría que luchar por la disminución del fraude y los beneficios fiscales de los más ricos y las grandes empresas, por la revisión de las partidas superfluas o no necesarias en los presupuestos del estado, etc. Si se lograra esto, ello permitiría reducir el porcentaje de retención fiscal del impuesto sobre la renta necesario para financiar la RBUI.

Desde luego que, aparte del impuesto sobre la renta de las personas, hay otras maneras de financiar la RBUI (https://nuevohumanismorbu.wordpress.com/2016/12/15/alternativas-a-la-financiacion-de-la-rbui-por-scott-santens/), y casi todas apuntan a gravar las rentas del capital y los beneficios de la especulación bursátil, como ha propuesto recientemente Yanis Varoufakis.

La implantación de una renta básica universal e incondicional no supondría, como parecen indicar los prejuicios enraziados en nuestras cabezas, que las personas dejaran de trabajar. El ser humano siempre está lanzando proyectos y realizando labores para lograrlos. Lo que sí supondría la RBUI es que muchos trabajos indispensables para la sociedad que hoy no son remunerados, como los trabajos domésticos, o de cuidados, o voluntarios, recibirían la justa recompensa que permitiera a las personas que los ejercen poder continuarlos y reforzarlos, sin verse compelidas, como ocurre hoy, a abandonarlos por la necesidad de conseguir dinero para subsistir. La RBUI haría posible un mundo donde los seres humanos pudieran desarrollar sus vocaciones, llevando adelante aquellos trabajos que tuvieran que ver con sus inclinaciones y sus anhelos. Y, sobre todo -y esto es un punto fundamental para el pensamiento del Nuevo Humanismo-, al liberar a las personas de la esclavitud de la supervivencia material, la RBUI daría lugar a una era donde éstas dispondrían de tiempo y energía libres para plantearse el sentido y propósito de su vida, pudiendo llegar a elegir las condiciones en que desearían vivir.

El colectivo Humanistas por la Renta Básica Universal, presente en España, Bélgica y Alemania, y en proceso de constitución en varios países latinoamericanos, aspira a formar una red mundial para promover la RBUI desde la visión del Nuevo Humanismo Universalista, ya que considera a ésta como una herramienta profundamente humanista que puede contribuir grandemente a la liberación del ser humano.